Cultura anime y manga

La última viñeta: Ranma Nibun no Ichi, final abierto

yfs-ranma-akane

Ranma es una serie que al menos este servidor asocia con su infancia. Un velo de nostalgia me envuelve y por eso la he elegido para comenzar a hablar de finales de manga. Porque como está próximo el final de Aa! Megamisama / ¡Oh, mi diosa! me apetece hablar de este tema.

Cuando un manga dura tanto tiempo uno termina por encariñarse con todos y cada uno de sus personajes (y a otros los odia, que también es necesario). Así que las despedidas siempre son traumáticas. Tanto más cuanto más grande es el cariño.

Ranma ofrece un tipo de final que en este caso podríamos llamar abierto. Algo que para ser francos a mucha gente no le gusta. Es como ir al médico y cuando te dice que estás sanísimo al momento de pagar sientes que estás pagando por nada. Eso mismo pasa aquí, tantas vueltas, idas y venidas, luchas y aventuras para que al final regresemos al punto de inicio. O poco menos que eso.

Para quienes no han leído el manga, a partir de aquí hay SPOILER. Mucho cuidado.

El principio del fin

Durante la saga final, Ranma y compañía reciben la noticia que un nuevo enemigo, Saffron, está destruyendo las pozas malditas de Jusenkyo. Como recordarán estas son las pozas que originaron que Ranma y otros personajes se transformen cuando son mojados por agua fría.

Cuando Saffron ataca a Ranma, Akane se interpone y queda convertida en una muñeca. Lo peor es que si no revierten la maldición pronto, Akane morirá, y eso ocurrirá cuando ella cierre sus ojos.

La lucha final ocurre en las propias pozas de Jusenkyo, en China. Ranma lleva en su pecho a la pequeña Akane y cuando Saffron realiza su ataque definitivo de Fénix, la muñeca lo ataca, dejando abierto un pequeño corredor a través del cual Ranma puede ver al enemigo y vencerlo. Saffron revierte en un huevo del cual emerge como un niño que ya no puede pelear. Ranma recupera a Akane pero descubre con horror que tiene los ojos cerrados. Con un ataque de Dragón invertido, consigue hacer saltar el agua de las pozas, que mojan a Akane y ella recupera su forma original.

Ranma intenta que Akane reaccione, pero no lo consigue, comienza a hablarle de lo tonta que fue al arriesgar su vida por él. Poco a poco cambia de actitud y le dice que él siempre ha sido torpe con las palabras y cómo siempre termina diciendo algo que la hiere. Le ruega que despierte porque tiene algo importante que decirle. Ranma le dice a Akane que la ama. En ese momento, Akane le habla, le pide perdón por no responderle antes, pero no podía hacerlo. También le dice que lo ha escuchado todo.

La boda

De regreso en Japón, Soun y Genma quieren obligar a Ranma a casarse con Akane. Cuando ellos le dicen que ella está de acuerdo, Ranma va a reclamarle. Ranma le pregunta por qué se quiere casar y Akane le dice que lo hace porque sabe que él la ama, ya que se lo confesó en Jusenkyo. Ranma se hace el tonto y dice no recordar haberle confesado nada. Akane se enoja y le dice que está bien, pero que se arrepentirá.

Resulta que Soun ha recibido del guardián de las pozas un barril de agua que se salvó del desastre (el ataque de Ranma hizo que las aguas de las pozas se mezclen y por eso ya no son seguras). El guardián ha enviado el agua como regalo de bodas para Ranma, ya que solo hay suficiente para que uno se cure de su maldición. Así es como Soun ha convencido a su hija de casarse.

Genma, el egoísta padre de Ranma, se entera de todo y se roba el barril. Pero en este punto llegan todos los pretendientes, Shampoo, Ryoga, Ukyo, Mouse y Kuno Tatawaki quienes hacen un desorden descomunal en medio de la fiesta. Ellos y el propio Ranma también se enteran de la existencia del agua mágica y comienzan a pelear por ella. Lamentablemente, el agua termina en poder del maestro Happosai, quien creyendo que pelean por sake, se bebe todo el contenido del barril. La cura se pierde así para siempre.

Al día siguiente, Soun anuncia que la boda se posterga indefinidamente. Ranma y Akane se culpan mutuamente del desastre. Pero igual se van al colegio juntos y sonrientes. Así es como se despiden de nosotros y el manga termina.

Ranma manga final

Mis impresiones

Cuando leí el manga por primera vez, compartí la frustración de quienes se sintieron defraudados de que Ranma y Akane no tuvieran un final más definitivo. Solo mucho después vino a descubrir que el final fue el más adecuado a la historia que su creadora, Rumiko Takahashi, siempre había querido contar.

Para comenzar, el que Ranma y Akane se casaran tan jóvenes siempre fue una idea alocada. Por supuesto, Rumiko también podría habernos mostrado la boda “algunos años después”, algo que muchos mangakas hacen en estos casos. Sin embargo, Rumiko quiso ser fiel al carácter de comedia de su manga y hacer de la boda su última broma, la última pelea alocada de la pandilla. En este punto lo único que parece definitivo es que ninguno de los malditos se curó y tendrán que seguir viviendo con su transformaciones.

En el final del manga, Rumiko menciona que escribió el manga pensando en todos aquellos que tienen el amor delante de sus narices pero no son capaces de verlo. Y esa es la clave, creo yo, para entender el final. La historia no necesita terminar en boda, sino mostrarnos el camino, un largo camino, a través del cual Ranma y Akane descubren que son el uno para el otro, más allá del compromiso impuesto por sus padres.

A lo largo de sus 38 volúmenes de manga, Akane fue la que más claramente fue mostrando sus sentimientos, siendo Ranma el que más se resistía, principalmente debido a su orgullo y su torpeza para tratar a Akane. De manera, que cuando finalmente él confesó lo que realmente sentía y sus limitaciones para tratar a Akane como se merecía, el manga debía terminar. Habíamos visto lo que teníamos que ver. Que ambos se confesaran que se querían y que son el uno para el otro.

Por supuesto, es una pena que esta parte nunca la animaran. Porque como ya saben, si al manga se le acusa de ser abierto, el anime es un delito mayor. Quién sabe, tal vez a pesar de los años transcurridos algún día alguien se compadezca de nosotros y dé finalmente un cierre al anime. Así como hicieron con Inuyasha, el otro manga de Rumiko Takahashi, pero esa ya es otra historia.


Con un pequeño aporte económico puedes ayudarnos a seguir subiendo contenido de calidad.
De antemano, muchas gracias