Ciencia y tecnología Cultura general

Y un día actualicé a Windows 8.1

Windows-8-1

Luego de una prudente espera finalmente decidí actualizar mi PC personal hacia el nuevo paradigma de Windows, el de Metro UI (o Modern UI). No se trataba de un salto al vacío, porque ya había probado las versiones previas de Windows 8, a pesar de la buena experiencia preferí esperar hasta que saliera la versión 8.1, además estaba contento con Windows 7.

Además, por esa época había realizado un importante actualización de hardware, dejando atrás AMD para volver a los brazos de Intel con un QuadCore Intel Corel i5-3570K de 3800MHz con 8Gb de RAM y conservando mi tarjeta Nvidia GeForce GT 630 y mi monitor BenQ de de 21.5″, con semejante actualización me vi obligado a reinstalar Windows 7 y no quería pasar tan pronto por el proceso de actualización.

Una instalación rápida

Para evitar problemas, antes de hacer el cambio me bajé el Asistente de instalación de Windows 8 el que incluye una herramienta de compatibilidad. Todo mi hardware era compatible y solo me decía que tres o cuatro programas debían ser reinstalados luego de pasar a Windows 8.1.

Con estas precauciones no es difícil imaginar que todo fue sin problemas y además muy rápido, desde que instalé el DVD de instalación hasta que ingresó por primera vez me tomó 15 minutos. Mucho más rápido que todas las instalaciones que recuerde de Windows hasta la fecha. Y por mucho.

Más me demoró activarlo, porque el asistente de instalación a través de Skype, cuando tecleaba los números que debía darle durante el proceso, si lo hacía demasiado rápido, no los reconocía y me los volvía a pedir. Estuve un buen rato hasta que encontré la velocidad adecuada para pulsarlas y no tener problemas.

Pero una vez activado solo fue cuestión de instalar mis programas favoritos y sus respectivas configuraciones. Lo cual también fue relativamente rápido ya que por suerte me gusta hacer respaldos de casi todo, especialmente de Firefox, Photoscape y Photoshop que actualmente son los programas que más uso.

yfs-mi-w81

Todavía tengo mi instalación con Windows 7, no por nostalgia, sino para prevenir que luego de algunos días eche en falta algo. Pero debo decir que salvo una vez, no he vuelto a tener necesidad de volver a usarlo. Así que es posible que dentro de unos días termine por borrar esa partición para recuperar espacio.

Luego de años de usar Windows debo decir que uno aprende a saber qué hacer para que las cosas funcionen bien. Y de momento estoy encantando con lo que ofrece. Mañana ya veremos.


Con un pequeño aporte económico puedes ayudarnos a seguir subiendo contenido de calidad.
De antemano, muchas gracias