Cultura anime y manga

El otaku y la evolución de las palabras

La palabra Otaku tiene una variedad de significados bastante interesantes. Es así porque es considerado desde un título honorífico hasta un insulto. Tal divergencia no debería sorprendernos. El lenguaje ha sido desde siempre algo dinámico y las palabras como elementos de comunicación pueden evolucionar en su significado según los intereses y características de los interlocutores.

Una vileza del idioma

Tomemos por ejemplo el caso de la palabra “vil”, hoy en día tiene una connotación muy negativa y se relaciona con otras como villano o vileza. Pero originalmente la palabra “vil” significaba algo muy distinto: “humilde, oprimido”. Tanto así que se llamaban villas a los sitios donde vivian los campesinos y otros pobres (los humildes y oprimidos) en contraste con los grandes castillos donde vivían los señores feudales. En la época de las revoluciones estos mismos campesinos cometieron muchas atrocidades en contra de los señores ricos que los oprimían y así los villanos (habitantes de las villas) empezaron a adquirir el significado de delincuentes, ladrones y saqueadores que han conservado hasta hoy.

Lo mismo que con la palabra vil está ocurriendo con la palabra otaku. Originalmente significaba algo muy distinto ya que esta palabra en japonés es una pronombre honorífico de la segunda persona. Un pronombre honorífico es aquel que denota respeto como en español podría equivaler a usted con relación a tú, que es más informal. No faltó quien notara que los aficionados al manga y el anime siempre se dirigían a los demás con el honorífico otaku (es decir, a todo el mundo le hablaban de usted) debido a su carácter tímido y retraído, así que los empezaron a llamar Otakus debido al uso intensivo que hacían de esa palabra. Aunque esta denominación escondía algo de burla no era un insulto, la connotación negativa de Otaku surgiría después cuando empezaron a aparecer en las noticias casos de fanáticos extremos del anime y el manga, totalmente fuera de la realidad, que llegaron a cometer asesinatos. Otro tanto hizo el hentai, así la palabra otaku se manchó con la idea de “extremista”, “enloquecido” o “pervertido”. Como reacción a esta creciente connotación negativa algunos seguidores del manga y el anime trataron de recuperar el significado positivo del término y empezaron a autodenominarse otakus con orgullo resaltando que no eran elementos negativos para la sociedad.

Rompiendo barreras y fronteras

Hoy en día el significado de otaku ha traspasado el mundo del anime y el manga y predomina su uso para referirse a un aficionado de cualquier arte o actividad.

Ahora bien, esta evolución del significado de la palabra otaku se ha producido exclusivamente en Japón, en el resto del mundo sigue su propio camino.

En mi experiencia como la palabra otaku es extranjera va desde quienes consideran al aficionado del manga y el anime un alineado cultural hasta un loquito que anda por ahí viviendo de dibujitos que son para niños. Afortunadamente no hemos visto por aquí casos de muertes o violencia relacionada al movimiento otaku y ojalá no ocurra. De hecho, considero que poco a poco vamos ganando más una aceptación positiva, más si se puede relacionar al otaku con el geek, es decir, con el aficionado a la tecnología.

En algunos sitios he leido que la gente considera muy injusta tal o cual connotación que sus amigos, conocidos o la sociedad en general le dan al término otaku, sea por el tono de burla o insulto, es algo que les molesta. A ellos debo decirles que el signficado que se le dé a la palabra otaku nada tiene que ver con la justicia. Lo que importa es cuál significado se lograra imponer y en ese sentido la responsabilidad es más nuestra que la de la sociedad ya que nosotros somos parte interesada, si queremos que el ser aficionados del manga y anime no tenga una connotación negativa está en nuestras manos. Y si hay quienes no quieran entender sepamos comprender, la intolerancia no se supera con más intolerancia. Al final, una buena actitud termina por ganarse el respeto de la mayoría de la gente, y la mayoría de la gente es la que impone el significado de las palabras. Así son las reglas del juego.


Con un pequeño aporte económico puedes ayudarnos a seguir subiendo contenido de calidad.
De antemano, muchas gracias