Cultura anime y manga

Demasiado viejo para ver anime


Todo comenzó cuando desempolvé un par de DVD caseros de ¡Oh, mi diosa! que había elaborado hace algún tiempo y me puse disfrutarlos de lo más cómodo en mi televisor de veintitantas pulgadas. En medio de mi diversión entró un amigo, lo atendí y cuando se marchaba me dijo medio en serio y medio en broma: ¿Oye, no estás demasiado viejo para eso…? “eso” era la imagen del anime detenida en la pantalla del televisor, pausa que yo había realizado para atenderlo.

No es la primera vez que escucho un comentario como ese y supongo que muchos de ustedes también les habrá pasado. A estas alturas no me molesta ni avergüenza, pero es bueno reflexionar sobre la manera como se ve el anime (y las series basadas en cómic).

Los “dibujitos” son para niños

El primer error es asumir que los dibujos animados son exclusivamente para niños. Es una idea prejuiciosa tan fuertemente arraigada que muchos la dan como válida cuando no lo es. Desde luego mucha de la animación está dirigida a niños y adolescentes pequeños como Pokemón, Digimon y similares. Pero también hay series animadas que abordan temáticas más complejas, oscuras y controversiales como Evangelion hace con la religión o Death Note con la muerte.

Eso sin mencionar al hentai que está dirigido exclusivamente para adultos. Así que es al contrario de lo nuestros amigos imaginan, hay mucho anime que no es apto para niños.

No tienes “nada mejor que hacer”

Además de la cuestión cronológica está el asunto de asumir que el anime es solo entretenimiento, puro divertimiento donde uno malgasta su tiempo. En primer lugar, cada quien es libre de elegir en qué malgasta su tiempo que para eso es suyo. Un enfoque alternativo consiste en reconocer que divertirse es bueno para nuestra salud mental, es un recurso válido para aliviar las preocupaciones del trabajo y/o los estudios. En su justa medida, como todas las aficiones, es sano y por supuesto no es ninguna pérdida de tiempo.

Hasta el final de los tiempos

La animación es un medio narrativo válido para disfrutar de una buena historia. En Occidente, Pixar es el abanderado de este nuevo paradigma, pero sin restarle méritos, en Japón el estudio Ghibli viene apostando por lo mismo desde hace muchos años.

Es natural que con el paso del tiempo nuestros gustos cambien, es el resultado lógico de la madurez, pero eso no significa que un adulto no pueda disfrutar de una historia infantil, yo lo he hecho y ahora puedo descubrir en ellas muchas cosas que siendo un niño había pasado por alto. Por supuesto, ahora he incorporado a mis preferencias anime con historias más complejas y desafiantes como pueden ser Serial Experimental Lain, Ghost in the Shell o La Tumba de las Luciérnagas. Así las cosas, es comprensible que algunos disfrutemos del anime por siempre, porque siempre tendrá algo que ofrecernos y nos resulte atractivo.


Con un pequeño aporte económico puedes ayudarnos a seguir subiendo contenido de calidad.
De antemano, muchas gracias