Cultura anime y manga

El laberinto del mangaka


Ser un mangaka es un trabajo arduo, además de escribir una historia uno debe de dibujar con una calidad lo suficientemente buena como para atrapar a los lectores y amantes del manga con una buena y equilibrada combinación. Plantear una historia no es un anís, un manga como Full Metal Alchemist debe de haber significado para su creado Hiromu Arakawa años de investigación dentro del mundo de la alquimia en el cual se plantea la historia, igual trabajo debe de haberse tomado Rumiko Takahashi o Inuyasha con sus cientas de referencias a demonios y otros personajes de la mitología japonesa.

Quizás por eso muchos mangakas apelan a su propia experiencia personal que es algo que dominan a la perfección. Fue motivo de muchos comentarios el que en School Rumble estuviera inspirado en su mangaka Jin Kobayashi (incluso el parecido entre ambos era notorio).

La comida de siempre en vajilla nueva

U-jin lo logró con Sakura Tsuushin, un historia interesante dándole un giro de tuerca a la manida historia del joven que no puede entrar a la universidad de sus sueños, algo que ya hemos visto en Love Hina, por ejemplo. Además plantea un triángulo amoroso que tampoco es algo original que digamos. Basar uno de los intereses románticos en una joven rica y la otra en una amiga de la infancia tampoco. Y aun así la historia es interesante, porque salvo contadas excepciones no vamos a encontrar tópicos nuevos, pero sí podemos presentarlos de una manera particular y creativa. Eso es lo que hace Sakura Tsuushin.

Y por el lado visual U-jin toma ventaja de su paso por el sector hentai donde la belleza de los personajes femeninos es obligatorio. Sea por costumbre o de manera planificada U-jin nos regala en Sakura Tsuushin chicas hermosas y con anatomías generosas, la tribuna masculina aplaude complacida.

Crisis de inspiración

Sin embargo, incluso con un buen arranque y buenas bases la parte más difícil es mantener un manga a lo largo del tiempo. La publicación de un manga con sus fechas de límite de entrega muy cortos son otra presión añadida. Por eso no extraña que a menudo los mangaka deban recurrir a escribir capítulos “de relleno” que no aportan nada a la historia pero le dan un respiro al mangaka para atar cabos, investigar o simplemente buscar inspiración para continuar con la historia principal.

Sospecho que U-jin sufrió una crisis de inspiración al finalizar el volumen 12 de Sakura Tsuushin porque luego de dejar la historia con muchas sorpresas entre las cuales se cuentan el descubrimiento de la terrible personalidad del padre de Urara, una muerte1 y la posibilidad de meter al odiado Mashuu a la cárcel sorpresivamente nos encontramos que se abandona toda estas líneas y se pasa a narrar una secuencia de arcos pequeños y intrascendentes en las cuales Touma se relaciona con una serie de chicas nuevas que llegan y luego desaparecen tan intempestivamente como llegaron. Lo grave es que estos capítulos de rellenos no parecen tener fin, no son un respiro breve para retomar el camino sino que se hacen interminables por más de 2 volúmenes y comienza a preocupar. En este estancamiento de la historia debemos buscar la razón principal porque quienes traducían el manga al inglés se aburrieron y lo abandonaron.

No hay mal que dure cien años

Ahora mismo hemos llegado a un arco que aparentemente parece seguir esta trágica secuencia con Mieko Hotsuba pero no hay mal que dure cien años y estoy seguro que cuando Touma Inaba vuelva a concentrarse en los estudios veremos que la historia principal vuelve a ponerse en marcha. Lo que queda pendiente por saber es si podrán sanar todas las heridas y reparar todos los entuertos planteados en este largo relleno que hemos sufrido últimamente. Al menos de mi parte, y entendiendo las dificultades que un mangaka debe enfrentar le doy un voto de confianza… por ahora.

  1. Después de tantos amagos de asesinato alguien finalmente tenía que morir

Con un pequeño aporte económico puedes ayudarnos a seguir subiendo contenido de calidad.
De antemano, muchas gracias
  • Spartaco

    Interesante como siempre. Un mangaka es además de un artista un empleado como cualquiera y con lo competitiva que es la sociedad japonesa deben haber muchas presiones. Incluso en algunos mangas y animes la han mencionado (Otaku no Video).

    Sobre Sakura yo espero que se recupere del bajón porque la historia tiene atractivo y la están echando a perder con tanto hentai, está bueno porque en la realidad el sexo es parte de la vida de un joven pero no hay que abusar. Comparto tu esperanza que las cosas mejores y supongo que como tú sabes más del asunto hay fundamento para creerlo.

  • Freeosiris

    Wow, ser un mangaka es sinonimo de esclavitud. No lo digo en el mal sentido, sino que debe llenar siempre las espectativas de los consumidores, o sea nosotros.
    No es que empiece a preocuparme, pero lo del team que traducía al inglés es desepcionante. Aún le veo futuro al romance entre Urara y Touma. Esperemos que el hentai no se apodere de una historia que promete.

    Saludos a Todos.