Cultura anime y manga

Keiichi Morisato: antes de conocer a Belldandy

Antes de conocer a Belldandy, la vida de Keiichi Morisato era gris tirando para negro. Las causas de esta situación no son del todo claras, miren nada más a su hermana Megumi quien prácticamente bajo las mismas circuntancias y oportunidades no la pasaban tan mal que digamos; al menos en su pueblo natal parecía divertirse mucho más que su hermano que terminó la preparatoria sin haber tenido una novia. Como alguna vez diría Urd: el escaso éxito social de Keiichi era producto de su timidez y falta de seguridad1.

Keiichi de joven
Antes de conocer a Belldandy, la mecánica y los ingenios motorizados parecían ser las únicas cosas en los que Keiichi Morisato encontraba satisfacción y de solo pensarlo yo también me siento algo deprimido. Para colmo esta afición resultó siendo una maldición porque lo llevó derechito a inscribirse en el Club del Motor, donde bajo la férula de Tamiya y Otaki cualquier esperanza de relanzar su vida social se fue al diablo2. Y es que ese par de dementes con poder (una mala combinación aquí y en cualquier parte) lo obligaban, por ejemplo, a despertar antes que el sol mostrara su cara en el horizonte, ¿y para qué? pues ¡para hacer ejercicios! faltaba más. Y pensar que a esas horas la gente normal está durmiendo plácidamente en sus camas calientitas. ¡Uno no va a universidad para eso, por favor!

Un sitio infernal
Antes de conocer a Belldandy, Keiichi apenas había interactuado con otras mujeres que no sean su madre o su hermana Megumi (esto preocuparía a cualquier psicólogo) y si tomas en cuenta los antecedentes de su padre3 ni te digo. Bueno, tampoco vamos a echarle la culpa de todo a la familia, porque Keiichi siguió  apartado de las mujeres en Nekomi ya que el lugar donde vivía formaba parte de lo que sus senpais Tamiya y Otaki llamaban un “retiro para hombres“, o sea, no se permitían mujeres por nada del mundo4… Si yo fuera Keiichi comenzaría a preocuparme seriamente por eso “dime con quién andas…” porque sus senpais manifiestan una inquietante facilidad para trasvestirse en animadoras, con falditas, pompones y ¡con maquillaje incluído! Vaya desastre.

Otaki y Tamiya
Antes de conocer a Belldandy, Keiichi Morisato no sabía lo que era el amor. Tomando en cuenta su timidez, es notable que Keiichi se atreviera a invitar a Sayoko Mishima, la chica más popular del Instituto Nekomi. Si ella lo hubiera aceptado quizás el carácter de Keiichi hubiera cambiado sin necesidad de intervención divina, su confianza, algo de lo que tenía poco, se habría multiplicado mil. Dolorosamente no fue así y el rechazo de Sayoko se convirtió en una pesadilla recurrente.

Rechazo de Sayoko
A veces pienso que Sayoko y Keiichi son los protagonistas de una historia romántica frustrada. Ella era la típica joven millonaria, caprichosa y engreída que conoce al también típico chico pobre, trabajador y de nobles sentimientos que se enamoran y descubren juntos el amor verdadero. Incluso el rechazo inicial de Sayoko encaja. Pero su relación nunca tuvo un final feliz sencillamente porque nunca comenzó y luego cuando Sayoko parece que se anima5 a darle una oportunidad ya es demasiado tarde.

Keiichi sin dinero
Antes de conocer a Belldandy, la vida de Keiichi contradice todo lo que nuestros padres nos han enseñado de chicos para que nos portemos bien: que las buenas acciones reciben su recompensa y que las malas su castigo. Esto tendría pinta de tragedia griega sino fuera porque el cielo interviene al fin para equilibrar las cosas. Pero eso de conceder un único deseo así de golpe tiene fallar de alguna manera. Para matar al tigre que te viene encima con una bala hay que tener mucha suerte. Al menos deberían dar unos días para pensarlo bien o conceder más deseos, en los cuentos árabes el genio6 de la lámpara daba más chances y concedía tres, no hay que ser tacaños, caray.

Antes de conocer a Belldandy… no había historia digna de ser contada. Por suerte ella llegó y la rueda del destino se puso en marcha abriendo una nueva puerta para Keiichi Morisato. Quizás cada uno de nosotros está marcado por la misma suerte, esperando que llegue esa persona que nos mostrará que los deseos se cumplen, que la felicidad, junto con los desafios y reveses que trae consigo, siempre vale la pena ser conquistada, y mientras dure debe ser disfrutada.

  1. Se lo dice a sus hermanas en el pueblo natal de Keiichi cuando viajan al pasado para rescatarlo de Hild. Capítulo 22 de la segunda temporada
  2. Keiichi le dice a su hermana Megumi que vivir con los senpai fue literalmente un infierno donde perdió la mitad de su juventud. Capítulo 06 de la primera temporada
  3. Keima-san, el padre de Keiichi, tiene una curiosa reacción, por decirlo amablemente, cuando está cerca de otras mujeres que no sean su esposa o hija. Saga de los padres de Keiichi, capítulos 142-152 del manga
  4. ¿Qué es esto, el club de Tobi?
  5. Posiblemente Sayoko se interesa en Keiichi por su rivalidad con Belldandy, pero sea simplemente porque esa es la mejor forma de no reconocer que le gusta.
  6. Halbando de historias de oriente, es interesante notar que el atuendo de Belldandy, con turbante, es de clara influencia oriental, como los relatos de Aladino y la lámpara maravillosa.

Con un pequeño aporte económico puedes ayudarnos a seguir subiendo contenido de calidad.
De antemano, muchas gracias
  • panda ancha

    Pobre tipo.

    pero eso que le pasa a k1 ayuda a darle a la historia un matiz muy comico, pero gracias a todo lo que le pasa fue que se gano ese deseo y para mi pidio lo mejor de todo lo que pudo haber pedido.

    Me identifico mucho con k1 tanto por lo fisico como por el modo de ser ( a veces siento que de verdad la estrella de la mala suerte esta sobre mi cabeza), tambien estudio mecanica y lo unico que me falta es una belldandy, y aun tengo la esperanza de encontrarme alguien asi

    Pero en definitiva es una gran hstoria y keiichi para mi es distraido afortunado

    tamiya y otaki si dejan mucho que pensar

  • Darkdevil2

    T_T
    “Saga de los padres de Keiichi, capítulos 142-152 del manga ↩”
    Quisiera ya estar en ese capítulo, pero aún no estoy. Me metiste la curiosidad de la “extraña/curiosa reacción”(no al spoiler?)… a esperar no más!! n_n
    Mi vida es casi parecida, pero no tan trágica!. Parecida en cuanto a la timidez (no soy timido, solo con la chicas XD). Pero bueno eso ya lo estoy dejando a un lado, espero q pronto!

  • Spartaco

    Ta bueno el artículo. Creo que la diosa le cayó como anillo al dedo a Keiichi para sacarlo de la vida que llevaba. Lo curiosos es que en las OVAs del 93 se ve que ellos tenían un pasado en común cuando eran niños, esa parte me gustó.

    En fin, que sigan esos artículos para quienes recien comenzamos con este manga. Hasta ahora no defrauda pero me falta mucho todavía para entender todas las referencias que hacen.

  • Gears93

    Camelot, tambien dando vista en otras fuentes recuerda el libro, cuando Hild lleva a belldandy a un presente alterno (donde ellos nunca se conocieron) que estaba a punto de casarse con una que le ayudo con la casa del fantasma (y que la chica tambien consideraba a keiichi un raro como sus sempais).
    pero en varios aspectos de este articulo tienen mucha razon.

    • Camelot

      First End es una novela muy interesante pero no forma parte del canon por más que Fujishima la aprobó. No sé, no quise meterme en ese mundo alternativo.

      De todas formas tengo pendiente escribir sobre la novela que realmente da para varios artículos.