Edición

¡Oh, mi diosa! ¡En colores!

Hace poco alguien me preguntó sobre la edición del capítulo 74 del manga. Había descargado este capítulo y se sorprendió gratamente que estuviera a colores. No sabía si nosotros habíamos coloreado este capítulo y se preguntaba que en tal caso si lo volveríamos a hacer.

Mi respuesta fue simple: lamentablemente nosotros no lo hicimos. El capítulo estaba coloreado porque formaba parte de un libro especial llamado adecuadamente: Ah! My Goddess Colour, que sería algo así como ¡Oh mi diosa en colores!, un libro especial donde, además de una graciosa descripción de la serie presentada nada menos que por los maestros ninjas que aparecen en el volumen 8, tiene como principal atractivo cuatro capítulos en colores del manga; cada uno dedicado a una de las diosas más frecuentes en la historia: Belldandy, Urd y Skuld, más un cuarto donde aparece Peorth.
Photobucket
A pesar de que nosotros no coloreamos capítulos, la técnica para hacerlo existe, pero colorear extendería tanto el tiempo de edición que prácticamente paralizaría el proyecto. Me parece más adecuado a las actuales circunstancias colorear algunas páginas, principalmente los covers o carátulas de cada capítulo, o algún otro diseño especialmente atractivo. Y esta tarea no estaría amarrada a la publicación de los capítulos, sería como un trabajo adicional que se iría publicando ocasionalmente. Colorear no es difícil, técnicamente hablando, pero si queremos que se haga un trabajo de calidad no podría realizarse masivamente.

Hablando estrictamente de las técnicas de coloreado, he visto muchos estilos, el más popular quizás sea el coloreado usando degradados, de manera que se asemejan al dibujado en lapiz. Sin embargo, personalmente no es de mi preferencia, a mí me gusta más el coloreado estilo “anime”, es decir, aquél que implica convertir un dibujo de manga en otro que parezca salido de un capítulo animado de la serie.

Herramientas de Photoshop

Photobucket La parte más complicada y la verdadera clave del proceso de coloreado es realizar una correcta sustitución de las áreas de color blanco por otras con los colores que queremos añadirle a la imagen.

Photoshop tiene herramientas a propósito para esta tarea. Las que más usaremos serán la Varita Mágica [1] y el Bote de Pintura [2]. En la imagen de la izquierda podemos verlas, bien representadas por sus repectivos íconos en la barra de herramientas. De las herramientas, Cuentagotas [3] y el Selector de Color [4] nos ocuparemos más adelante.

La Varita Mágina permite seleccionar secciones que tienen un mismo tono de color, con un margen de precisión bastante aceptable. Aunque se puede calibrar para mejorar su precisión, por ahora nos conformaremos con la configuración que viene predeterminada porque es suficiente para nuestros propósitos. Por supuesto que Photoshop tiene otras herramientas de selección igualmente útiles como el Lazo (está justo arriba de la Varita), esta herramienta selecciona figuras cuyos vértices nosotros señalaremos con clicks individuales sucesivos. La figura se cierra cuando hacemos doble click o cuando hacemos clicke en el primer punto de la secuencia.

El Bote de pintura permite que rellenemos selecciones con un mismo tono de color. Dicho esto podría parecer que todo el procedimiento consiste en seleccionar zonas del dibujo con la varita mágica (y las otras técnicas de selección) y agregarles el color correspondiente con el bote de pintura. ¡Ojalá pudiera ser así de fácil!

Lamentablemente, como estas herramientas no son perfectas tienen un margen de error que se hace notorio a medida que sumamos sus pequeñas imprecisiones. Por ejemplo, la varita mágica llega a seleccionar, además de la zona blanca que queremos pintar, zonas del trazo de dibujo que son grises, de manera que cuando rellenamos esta selección se deteriora el trazo haciendo que los imagen (perfil) de la figura pierda definición, como puede verse en la figura de abajo.Photobucket

Protección de las líneas o el trazo del dibujo original

Para evitar el deterioro de la imagen durante el coloreado recurrimos al sistema de fusión de capas de Photoshop. Creamos una copia de nuestra capa original de dibujo (Seleccionamos la capa y usamos el atajo de teclado CTR+J). Luego, a la capa superior (la copia) le ponemos en modo de fusión de Multiplicar. En este modo de fusión los colores blancos se vuelven transparentes y los colores negros se acentúan.

Photobucket Algo muy conveniente para lo que queremos. De manera que esta capa adicional en modo multiplicar acentuará las líneas de dibujo negras que se deterioran durante el relleno. Al mismo tiempo el color blanco de esta capa se vuelve transparente y no se mezcla con el color que aplicaremos a la capa inferior. Como puede verse en la imagen de la derecha, a menudo junto con el modo de fusión de capas también es necesario modificar el nivel de Opacidad, en este caso lo hemos modificado a un 66% porque en el nivel predeterminado de 100% el resultado era demasiado oscuro. Podemos jugar con la opacidad hasta quedar satisfechos con el resultado final.

Con un poco de práctica y gran sensibilidad para la creación artística podemos ir añadiendo color de manera que nuestra imagen a blanco y negro vaya tomando color de manera armoniosa..

Sistema de Colores en Photoshop

PhotobucketUna cuestión que no quisiera dejar pasar, aunque los que ya tienen experiencia con Photoshop probablemente ya saben, es que durante el coloreado es importante definir desde el principio los colores que vamos a emplear. Para ello lo mejor es conseguir algunas capturas de los videos de anime, para extraer de allí los colores, especialmente los que tiene que ver con la piel y el cabello, tan pecualiares especialmente en Belldandy. Las imágenes capturadas las abrimos luego en el propio Photoshop y desde allí iremos capturando los colores con la herramienta de Cuentagotas [3] que esta aproximadamente al medio de la barra de herramientas que describimos arriba. Simplemente seleccionamos el ícono correspondiente y con el puntero del cursor convertido en un pequeño cuentagotas haremos click en el color que queremos capturar. Si lo hacemos bien veremos que en la zona de configuración de color frontal [4], el cuadro superior toma el color que acabamos de seleccionar. Entonces sólo nos queda pasar a la herramienta de Bote de pintura para aplicarlo donde lo necesitemos. Cada vez que necesitemos cambiar de color deberemos realizar este procedimiento.

Una manera de abreviar este procedimiento es aprovechar que el Selector de color de Photoshop tiene la capacidad de identificar los colores a partir de su código hexadecimal. Este código se puede ver en la parte inferior central de la ventana de la herramienta. El código hexadecima es una serie de 6 dígitos (letras y números) precedidos del símbolo “#”. Como Photoshop ya trae fijo este símbolo sólo nos preocuparemos de los 6 dígitos.

Es bueno que nos acostumbremos a usar el código hexadecimal porque nos ahorrará mucho tiempo el poder cambiar de colores con un simple copy/paste. Como podemos ver en la imagen, el color de la ropa de Belldandy tiene un código #f5c035, cada vez que necesitaba usarlo no tenía que realizar todo el proceso de seleccionar con el cuentagotas o peor ir tanteando cual era el tono. Bastaba copiar los 6 dígitos del código en la caja correspondiente del selector de color y listo.

Para un acabado de calidad: Las sombras y el manejo de la luz (brillo).

PhotobucketAplicados los colores y preservados los trazos del dibujo sólo nos queda darle algunos toques finales: los brillos y las sombras. Nótese, por ejemplo, en la imagen de la izquierda como añadimos un pequeño triángulo debajo del ojo para marcar el brillo natural del pómulo. Lo mismo aplicamos un pequeño triángulo a manera de sombra del labio inferior, la sombra en la punta de la nariz o en las comisuras de la boca. El brillo y la sombra de de la ropa también requiere de cierto arte para que sean coherentes con el foco de la luz que supuestamente ilumina todo el conjunto. Algo difícil de explicar en este momento pero que explicaremos en artículos posteriores.

Todos estos detalles buscan darle naturalidad al dibujo, de manera que parezca realmente una composición de 3 dimensiones, sin caer en un diseño acartonado o “demasiado perfecto” que lo haga parecer artificioso. Situación en la que a veces caen los coloreados basados en vectorización. Si usamos nuestra creatividad y sensibilidad artística en su justa medida el resultado puede llegar a sorprendernos.

PhotobucketPhotobucketPhotobucket

Espero que se animen a probarlo. Hasta la próxima…


Con un pequeño aporte económico puedes ayudarnos a seguir subiendo contenido de calidad.
De antemano, muchas gracias